La Exquisitez del alma, la riqueza espiritual y el lirismo

La Pintura de Ángela Merayo

        Yo siempre he sostenido, que el artista debe tener una gran sensibilidad y una riqueza espiritual capaz de acoger y de transmitir el pálpito, las dulcísimas emociones y las cálidas sensaciones de la vida, a través de las diversas experiencias que le ofrece en variadas formas. Es justo que posea las capacidades técnicas para poder expresar a través de los colores, la propia espiritualidad.

        Debemos convenir, sin embargo, que en los últimos tiempos el panorama del arte ha vivido momentos críticos por la carencia de fantasía, originalidad e intuición por parte de los artistas que a mi juicio, no deben recorrer las mismas experiencias, que ya otros en el pasado, han desarrollado completamente. Estos pseudo-artistas han revisitado las mismas obras de los monstruos sagrados de la pintura y la escultura de casi todos los representantes de las vanguardias históricas, sin considerar las actuales condiciones socio-políticas, económicas y culturales, que son distintas entre otras cosas, porque los gustos y las exigencias de la sociedad contemporánea de la que la obra de arte debe ser partícipe, han cambiado

        Hemos notado cómo la crítica ha definido emergentes a los personajes que, no tienen una personalidad, ni preparación básica, ni temáticas que proponer y sus obras no suscitan ninguna emoción ni tienen carisma, pero estos pseudo-artistas han disfrutado de publicidad desproporcionada y no merecida. Debemos reconocer que en poco tiempo los hemos olvidado, y es justo que sea así, porque no tienen suficiente carisma en el mundo del arte. He pensado que esta premisa, era oportuna para mejor resaltar la personalidad y la calidad de la obra de Ángela Merayo.

        La exquisitez del alma, la riqueza espiritual y el lirismo que la pintora transmite en sus obras, son valores esenciales que la distinguen.

        Su pintura, no describe, evoca recuerdos lejanos de su infancia o de su juventud, suscita emociones a través de las delicadas atmósferas y las transmite con la misma intensidad que ella las ha vivido. Una delicada visión de la vida, una capacidad de escuchar el canto de los pájaros, el movimiento de las hojas de los árboles produce momentos gozosos. La contemplación del mar, un paseo al aire libre son sensaciones para comunicar a través de los colores.

        Las obras de Ángela Merayo, son las páginas de un diario secreto, donde ella expresa sufrimientos, alegrías, esperanzas, dudas a través de una tonalidad tenue y luminosa, rica en símbolos y códigos muy personales.

        La pintura de Ángela Merayo es un himno a la vida, a la alegría, a todas las criaturas del universo. En un torbellino de variados estados de ánimo entre alegría intensa y tierna nostalgia va una realidad, que muda según las leyes impuestas por el sistema que humilla la mente y la conciencia del hombre contemporáneo.

        Ella admite todo eso y sabe que la maldad y la hipocresía, la carrera al consumismo y al poder político han sustituido en el corazón del hombre, en todas las latitudes, los grandes valores del espíritu, como la libertad, la generosidad, la humildad y el respeto a la personalidad ajena.

        Ángela Merayo tiene unas cualidades técnico-cromáticas verdaderamente envidiables. Ha afinado en el tiempo su método de trabajo, muy personal e interesante y ahora los resultados son excepcionales gracias a la búsqueda de nuevas formas para mejor expresarse. Códigos, símbolos, atmósferas luminosas, que explican claramente el estado de ánimo de la pintora, en el instante de la creación de la obra de arte.

        Estupenda es la mezcla de los colores, interesante la impostación de la tela, perfecta resulta la composición de los planos de perspectiva.

        Su diario, presenta todavía muchas páginas en blanco, pero estoy seguro que ella, sabrá a través del color, llenarlas de imágenes maravillosas dictadas por una espiritualidad que tiende hacia la idealidad para expresar los más puros sentimientos.

        A mi juicio Ángela Merayo ha merecido verdaderamente las lisonjas que el público y la crítica le han tributado, porque sus obras, están en nuestro corazón y no podemos olvidarlas.

Antonio Malmo

Crítico internacional de arte

Miembro de la redacción de la revista Accademia di Firenze



GALERIA DE OBRAS 



 


image
image