ÁNGELA MERAYO

REFLEXIONES Y MEDITACIONES DEL PASADO

 

"El pasado es la tierra de cada uno

incluso del transeúnte explorador

de un mañana que se pudre súbitamente

al momento se vuelca hacia el ventanal del tiempo. 

Nada es nuevo, nada muere, todo es ayer."

 

Pere Quart

 

Estas palabras de Pere Quart provienen del libro Economia, sociedad y cambio en la Catalunya prehistórica de los arqueólogos Jordi Rovira y Joan Santacana, en el que se adentran en todo lo que hace referencia a "los procesos de cambio cultural que siempre implica todo estudio diacrónico de la historia".

Todo ello se puede relacionar con la obra de Angela Merayo, que desde la vertiente pictórica muestra la conexión existente entre el mundo antiguo y el actual. Un mundo en el que la muerte –los megalitos- y la vida –la transformación de los elementos telúricos- se aproximan, aunque de manera circunstancial, en una misma obra mediante la pintura matérica.

Angela Merayo bajo el título "Mediterránea"muestra toda una serie de símbolos, formas geométricas y materiales pétreos –o que aparentemente lo parecen-, que evocan las diferentes culturas que han poblado el Mediterráneo: fenicios, íberos, griegos, romanos, etc., y que han transformado el paisaje de nuestro país, mediante el comercio, la agricultura, las construcciones, la religión o la mitología.

Estos aspectos son los que vemos de algún modo reflejados en cada una de las obras, donde los megalitos cumplen la función de cámaras funerarias, construidos a partir de la colocación de unas paredes y un techo con grandes bloques de piedra sin labrar. Estas tumbas megalíticas más simples se denominan dólmenes. En determinadas paredes de los dólmenes se encuentran pinturas, grabados y esculturas, donde se representaban diversas figuras esquemáticas –rostros, armas,etc.-, elementos geométricos –espirales, rombos-, así como formas de carácter realista, siempre dependiendo del lugar y de la época en que han sido realizadas.

Angela Merayo plantea en sus creaciones pictóricas la dicotomía entre la forma y la materia, sin dejar de lado el color, que aún siendo importante, no es el principal protagonista. Primero aparecen diversos elementos como cruces, signos geométricos y antropòmorfos, círculos, manos, así como diferentes tipos de ideogramas, después surgen otros aspectos que también se manifestan desde la antiguedad y que estan relacionados con la muerte, como son las estelas con motivos abstractos. Esta preocupación existencial se evidencia a partir de la idea de la suprema liberación del individuo, y que para la artista tiene un significado muy importante, sobretodo por su alto contenido simbólico.

Respecto a la materia, Merayo incorpora pequeñas piedras, arena y cartón, circunstancia ésta que provoca un efecto visual considerable, principalmente por la idea de tridimensionalidad, al que se une el recurso del grattage, lo que origina un relieve indicativo de que la materia se puede tranformar y mover según el deseo de la propia artista.

Es evidente que el trabajo de Angela Merayo es de difícil clasificación, ya que tanto podemos incluirlo en el apartado figurativo como en el abstracto, aunque ello nos es indiferente, debido a que lo importante es el análisis y reflexión que hace de un tema histórico, que se vuelve esencial para conocer mejor como eran y se comportaban nuestros antepasados, y que hoy tienen el reconocimiento de las vanguardias por su contribución a la cultura, y en consecuencia con el arte. Sólo hay que ver las obras de muchos artistas del siglo XX, que fueron influenciados por el denominado "arte primitivo" (Picasso, Matisse, Miró, De Kooning, Millares, etc.). Angela Merayo manifiesta claramente que pasado y presente tienen muchas cosas en común, y ello no podemos olvidarlo nunca...al menos la artista es consciente de este compromiso.

Ramon Casalé

Associació Internacional de Crítics d’Art 



GALERIA DE OBRAS 



 


image
image